Sangre Vurdalak de Santiago Fernández Calvete

Natalia (Alfonsina Carrocio) vive con su padre Aguirre (Germán Palacios), su hermano Manuel (Lautaro Bettoni), su cuñada Eva (Naiara Awada), media hermana de ambos, y Malena su sobrina pequeña, en una casona alejada de todo y de todos y cumpliendo estrictos protocolos: restringir los encuentros con los habitantes del pueblo y, especialmente, a la caída del sol, encerrarse y apagar las luces. Natalia acata esas órdenes paternas pero su adolescencia comienza a cuestionarlas y a transgredirlas. Y así aparece Alexis (Tom CL) que entrará a la familia salvándola de un ataque mortal, inexplicable desde la razón.

Esas transgresiones obligarán a Aguirre a explicar los secretos familiares y, a partir de ese momento, todo se complicará vertiginosamente cuando éste tenga que salir a cazar al hombre amenazante que acaba de aparecer para alimentarse de su clan y regrese a esa hora mágica donde no acabó de irse la noche ni de llegar el día. ¿Sigue siendo él o no? Será la duda, entonces, la que mueva a cada personaje a partir de ese retorno. La duda, los celos y los intereses y motivaciones personales.

Fernández Calvete (La segunda muerte, Testigo íntimo) trabaja el género con mano firme desde el guion (una adaptación muy libre de La familia del Vurdalak de Alexei Tolstói) y la puesta en escena. Un cuento de terror que desde el realismo acerca los miedos más primigenios. ¿Qué hacer cuando ese horror tan temido corre por la propia sangre, latente? ¿Y qué cuando deja de ser potencia y se instala en el hogar?

Lo siniestro freudiano, lo ominoso, se hace carne y ficción en Sangre Vurdalak, por eso estremece más y se vuelve posible y cercano. Y para eso no utiliza los golpes de efecto ni el CGI excesivo e impersonal. Sólo el “noble” maquillaje, los climas logrados que construyen la fotografía y la banda sonora y un elenco sin fisuras entre los que se destacan el ya probado Palacios y la revelación de Carrocio.

Sangre Vurdalak es una película de género que no subestima al espectador y consigue generar terror con las mejores armas.

Testigo Intimo presente en el Festival Buenos Aires Rojo Sangre BARS

El nuevo thriller de Santiago Fernández Calvete, Testigo Intimo, participará del Festival internacional de cine de terror que se realizará en la ciudad del 12 al 22 de noviembre en el Complejo Monumental Lavalle.

Testigo íntimo, la nueva película de Santiago Fernández Calvete, en coproducción con Magma Cine y Nimbus Cine de México, antes de su estreno comercial el próximo 19 de noviembre, se proyectará en el Festival Buenos Aires Rojo Sangre, los días Jueves 12 a las 20hs y el viernes 13 de noviembre a las 14hs.

El film está protagonizado por Felipe Colombo, Graciela Alfano, Guadalupe Docampo, Leonardo Saggese, Evangelina Cueto y la mexicana María Aura.

Ha sido presentado mundialmente como película de apertura de las galas de BLOOD WINDOW en el marco del pasado festival de cine de Cannes. A su vez, fue presentado oficialmente en los festivales de Fantaspoa (Brasil), Sanfic (Chile) y Morbido (México).

Testigo Intimo presente en el Festival Buenos Aires Rojo Sangre BARS - Visión del Cine
Testigo Intimo presente en el Festival Buenos Aires Rojo Sangre BARS – Visión del Cine

La historia se centra en Facundo (Felipe Colombo), un prominente abogado que trabaja para el estudio de su suegra (Graciela Alfano), una mujer poderosa y controladora. Facundo aparenta llevar adelante una vida normal de hombre prestigioso y establecido, pero mantiene una relación clandestina con Violeta (Guadalupe Docampo), la novia de su hermano Rafael (Leonardo Saggese).

Hasta que una noche descubren a Violeta muerta. Ambos hermanos son sospechosos y creen que el otro es culpable, por lo que la mejor opción es deshacerse del cuerpo para salvarse de prisión. Pero mientras improvisan un plan, los secretos, la desesperación y los deseos de venganza amenazan con seguir arruinándolo todo.