Battle Angel: la última guerrera de Robert Rodriguez

La trama se sitúa en el año 2563 en Iron City, una metrópolis ubicada a la sombra de la ciudad flotante de Zalem. Dyson Ido (Christoph Waltz), un médico especializado en la construcción y reparación de cyborgs, encuentra en los terrenos baldíos la cabeza y la columna de una androide que tiene al menos 300 años de antigüedad. El hombre se lleva los restos a su casa y comienza un trabajo para reconstruir la figura. Le coloca el cuerpo que había hecho especialmente para su hija discapacitada (la cual murió en un robo) y nuevamente la pone en funcionamiento y la nombra Alita (Rosa Salazar), que también resulta ser el nombre de su hija fallecida.

La ¿joven? en cuestión sufre de amnesia e irá averiguando sobre su pasado a medida que avanza la trama -aunque esto está explicado de una forma fugaz y torpe-. Mientras tanto Alita tratará de llevar a cabo una vida de adolescente normal: tener un grupo de amigos, jugar al Motorball, pelearse con su ¿padre? y, por supuesto, enamorarse. La adolescente se enamora al instante de Hugo (Keean Johnson), un joven mecánico de la zona.

Lo que Alita sí descubre casi inmediatamente -y en lo que se pone mucho más foco que en su pasado por saber quién es–, es su gran habilidad para el combate. Esto la llevará a convertirse en una cazarrecompensas. También la llevará a otras situaciones de riesgo como enfrentarse a la ex esposa de Ido, Chiren (Jennifer Connelly), Vector (Mahershala Ali), el mandamás del deporte del momento, y Zapan (Ed Skrein), otro cazarrecompensas.

La forma en la que se aborda el trasfondo de Alita resulta superficial y algo tirado de los pelos. Robert Rodríguez no le da mucha importancia al pasado de la protagonista, por lo que en ocasiones el accionar de ésta resulta inverosímil y exagerado. La misma protagonista parece no mostrar interés por su pasado, salvo en ocasiones fundamentales, es decir, cuando es necesario para la trama -como el hecho de requerir un nuevo cuerpo robótico para ser más fuerte todavía-.

Otro de los problemas en Battle Angel: la última guerrera, es que focaliza la motivación de Alita en su amor por Hugo. La joven se muestra dispuesta a realizar cualquier cosa con tal de permanecer a su lado. Este romance resulta forzado y estereotipado, y se termina asemejando más a una relación sacada de una novela destinada a un público juvenil. ¿Relación de adolescentes en un futuro postapocalíptico? ¿Jóvenes enamorados dispuestos a hacer cualquier cosa por el otro? ¿Jurarse amor eterno con alguien que poco conoces? Estas cuestiones se reproducen constantemente en este tipo de historias, y Battle Angel… no es la excepción.

Las escenas de acción, por su parte, son una de las cuestiones más llamativas de esta película. Logran aportarle dinamismo a una trama que intenta mucho pero logra poco. Las secuencias de combate están manejadas de manera eficaz y logran acompañar (y realzar) el potencial de la protagonista. Visualmente la película resulta imponente, impactante y bella. El CGI sobre Rosa Salazar combina el aspecto animado de Alita (sus ojos se asemejan a la perfección a los personajes de anime) con un lado humano.

Puntuación: 2 de 5.

Battle Angel: la última guerrera intenta dar más de lo que realmente puede. Robert Rodríguez busca realizar varios giros argumentales, pero estos resultan predecibles y forzados. El accionar de Alita se justifica por su amor por Hugo, algo cliché y poco entendible. Al fin y al cabo Battle Angel… es una película sólo para pasar un rato (sobre todo si se está acompañado de un adolescente), por lo demás resulta una decepción.

Estrenos Sin City Una mujer para matar o morir de Frank Miller

Este jueves llega la segunda parte de Sin City: Una mujer para matar o morir, película que utiliza las mismas técnicas y recursos de la primera parte pero que esta vez desvaría en sus historias.

Estrenos Sin City Una mujer para matar o morir de Frank Miller - Visión del Cine
Estrenos Sin City Una mujer para matar o morir de Frank Miller – Visión del Cine

En las sórdidas calles de Sin City, un hombre busca su venganza. Dwight (Josh Brolin) trata de ajustar cuentas con la misteriosa Ava Lord (Eva Green), la letal mujer que le traicionó.
Nancy intenta superar la muerte de Hartigan, y Johny tiene una peligrosa misión: acabar con el mayor villano de Sin City. En su propósito, conocerá a la joven stripper Marcy.

Sin City: Una dama para matar o morir vuelve a contar varias historias episódicas con una gran variedad de actores principales y secundarios que se pasean en este mundo creado por Frank Miller y Robert Rodriguez.

A diferencia de la primera película, en esta ocasión, dos de los tres relatos principales parecen haber sido hechos a la apurada, sin el reparo de pensar en algún momento lo que se estaba presentando. La historia más rescatable es quizás la menos profundizada en el film, y esta tiene como protagonista a Joseph Gordon-Levitt. Su personaje es un extranjero en la ciudad del pecado, y su búsqueda de venganza es mucho mas creíble que la de Jessica Alba.

Esta segunda parte añade una mujer por la cual cualquiera mataría, Eva Green en el papel de femme fatale, que siempre le queda bien, y su sensualidad levanta el poco carisma que el personaje de Josh Brolin le da a Dwight (Clive Owen en la primera parte).

Otra parte memorable es la aparición de Christopher Lloyd, el Doc, en un pequeño papel, que da gusto ver en la pantalla grande.

Las técnicas de animación y dibujo gráfico vuelven a ser el punto interesante del film, las tonalidades de blancos y negros con algunos detalles de color dan lugar a una especie de policial negro en formato comic. Aunque abstenerse aquellos que esperan un concepto “realista” en la película.

Frank Miller tuvo la excusa en el mismo año de continuar dos adaptaciones de sus novelas gráficas en el mismo año (300 y Sin City),  ninguna de las dos estuvo a la altura de sus originales, y tanto la crítica como los espectadores estuvieron de acuerdo.

Estrenos 16/02/12

Carnaval, fin de semana largo, y variados estrenos cinematográficos esta semana. Llega a las salas el reestreno de Star Wars (La guerra de las galaxias: episodio 1), en este caso en 3D, para que los fanáticos de la saga puedan disfrutar nuevamente el film en el cine, con un poco más de salsa.

Finalmente, llega a los cines El artista, la cinta de cine mudo multipremiada en varios festivales y candidata a ganar varios Oscars de la academia.

Steven Spielberg presenta su nuevo trabajo Caballo de guerra basada en la novela infantil de Michael Morpugo. También nominada a seis premios Oscar, entre los que se encuentra mejor largometraje.

La nueva comedia de Dennis Dugan (No te metas con Zohan, Los declaro marido y Larry) con Adam Sandler, titulada Jack y Jill. En la que Sandler interpreta el papel de dos hermanos gemelos, uno hombre y otro mujer.

Por último, la cuarta parte de Mini Espías 4 3D, dirigida nuevamente por Robert Rodriguez, sin Antonio Banderas ni Carla Gugino; con Jessica Alba y un nuevo elenco.

Star Wars: Episodio 1 3D de Georges Lucas. El primer episodio de la nueva trilogía de La guerra de las galaxias ahora en tres dimensiones, rematerizada digitalmente. El Jedi Qui-Gon Jinn y su aprendiz Obi-Wan Kenobi están en búsqueda de ayudar a la reina Amidala, pero su camino los desvía a Tattoine, donde conocerán a un niño poderoso en la fuerza, llamado Anakin Skywalker.

Caballo de Guerra de Steven Spielberg. Film situado en la Primera Guerra Mundial en donde Albert, hijo de un pobre granjero, ve nacer a un potrillo que llama Joey. En medio de la contienda ambos lucharán por sobrevivir.

Mini Espias 4 3D de Robert Rodriguez. Cuarta parte de la famosa saga en donde dos chicos descubren que su madre (Jessica Alba) es una espía encubierta; y ahora ellos deben tomar el rol de espionaje. Reinicio de la saga sin los personajes principales pero con la aparición de Alexa Vega y Daryl Sabara, los chicos originales de la saga.

Jack y Jill de Dennis Dugan. Adam Sandler vuelve a contar una historia de enredos, esta vez protagonizada doblemente por él en el papel de dos hermanos gemelos, un hombre de familia y su odiada hermana.

El Artista de Michel Hazanavicius. La multipremiada cinta francesa que contando una historia de cine mudo de la época de oro de Hollywood supo cautivar al público y a la crítica. Diez nominaciones al Oscar, ganadora del BAFTA, Globo de Oro, Festival de San Sebastian; entre muchos otros. Como lo hizo en su momento Mel Brooks, con Silent Movie, el cine moderno nos hace acordar la magia del cine silente y el impacto que tiene acercar la cámara a las expresiones de un artista.