Inframundo: Guerras de sangre de Anna Foerster

Inframundo: Guerras de sangre, es la quinta entrega de esta serie de películas que nació hace ya mas de 10 años, en la que vampiros y hombres lobo luchan por el poder y sobrevivir.

En 2003 fue que conocimos a Selene, el personaje interpretado por Kate Beckinsale, con una historia bastante novedosa (tomando un poco de todos lados, pero creando algo propio) buenos efectos especiales y todo para convertirse en un éxito de taquilla.

Luego vino la segunda parte, continuando un poco lo dejado en la primera entrega, siguio una tercera parte ( por que si los números ayudan no importa mas), la cuarta ya todo era mas diluido y rebuscado, no es de extrañar que esta sea por lo tanto la peor de toda la saga.

Si Inframundo: Guerras de sangre, es la peor no lo es por por que si. La formula es la misma, Beckinsale sigue siendo Selene (se la ve igual que en las primeras casi como si realmente fuera una vampiresa inmortal) los efectos visuales son aceptables, dejando de lado el siempre innecesario uso del 3D, pero las escenas de acción son flojas desde lo coreográfico, el guion es sin dudas el mas floja de toda la saga.

Inframundo: Guerras de sangre- vision del cine
Inframundo: Guerras de sangre- vision del cine

Selene tiene sangre del primer inmortal y su hija es un híbrido entre un lycan y un vampiro, por lo que son perseguidas por las dos comunidades alrededor del mundo. Cuando los lycans comienzan a hacerse más fuertes gracias a su nuevo líder Marius (Tobias Menzies) los vampiros empiezan a preocuparse. Para que entrene a sus nuevos e inexpertos asesinos le prometerán amnistía a Selene; no tienen otra manera de sobrevivir el inminente asedio lycan. El problema es que Semira (Lara Pulver), la nueva líder de los vampiros es sumamente ambiciosa y no parece disfrutar mucho la presencia de Selene en su castillo. A esta sinopsis súmenle giros y resoluciones abruptas, sin desarrollo. La película si entretiene, por que eso les sale bien, y por que su duración no es larga, pero el aporte a la saga en general (por no decir al cine) es casi nulo.

Inframundo: Guerras de sangre es el cierre de la saga (no de la lucha entre Lycans y Vampiros que en un comienzo se quiso contar), si no un cierre para Selene, su historia. Con Mila Jovovich con Residen Evil, la protagonista se comió a la historia y todo se comió a la actriz, ofreciendo una Selene desganada, repetitiva y rebotica en su papel.

 

Estrenos Amor y amistad, de Whit Stillman

Amor y amistad, nueva adaptación del universo literario de Jane Austen.

Lady Susan Vernon es una viuda con una hija adolescente, con una situación económica apremiante. Haciendo uso de su poder de seducción buscará sutiles maneras de encontrar marido para ella y su descendiente.

Whit Stillman, realizador independiente estadounidense que debutó con Metropolitan (1990) en la que uno de los personajes estaba encandilado con la obra de Jane Austen, realiza una impecable adaptación de una corta novela epistolar de la misma autora, captando el espíritu de todo lo que en el original es un cuidado ir y venir de palabras escritas que destilan una corrosiva descripción de la sociedad inglesa de la época. Le agrega irónicas dosis de humor en pequeñas viñetas que presentan a los personajes, describiéndolos con bastante acidez.

De amor algo hay, lo de amistad puede cuestionarse, más bien lo que se muestra son relaciones por conveniencia, la inmoralidad con elegancia y la habilidad para manejarse socialmente con falsedad. Lo que maravilla de Amor y amistad es que, a diferencia de lo que ocurre en otros films de época, el realizador de Los últimos días de la disco, no se preocupa por mostrar en detalle mansiones, muebles, vestidos y escenarios, sino que pone el acento en los afilados diálogos, que son muchos, de todos los personajes.

Amor y amistad- vision del cine
Amor y amistad- vision del cine

Todo llevado a cabo por un elenco de singular encanto encabezado por Kate Beckinsale, Chloë Sevigny, Stephen Fry, Xavier Samuel, Morfydd Clark, Emma Greenwell y Tom Bennett.

En Amor y amistad las mujeres ejercen el poder de manejar los resortes de las relaciones, para amar, para elevarse socialmente o para manejar una familia. Nobleza y especulación con el encanto de Jane Austen, pero como si sucediera hoy en día.