Proyecto Parque Patagonia de Juan Dickinson

Dos filántropos millonarios encaran un proyecto de parque binacional que empieza con la donación de una gran cantidad de tierras en Chile y que debe continuar con la adquisición y donación al estado argentino de tierras en nuestro país. El problema reside en que en algunas de esas tierras, que la Fundación Flora y Fauna quiere adquirir para el proyecto, viven estancieros que, desde hace dos o tres generaciones, vienen criando su ganado en el lugar. El proyecto de unos se contrapone con el de los otros y está claro que ambos no pueden subsistir si su opuesto no cambia o desaparece.

El documental Proyecto Parque Patagonia intenta darle voz a quienes, desde ambas posturas, pueden explicar los por qué de su punto de vista y así, durante la extensión de la película, nos encontramos con dos bandos irreconciliables, cada uno de ellos con argumentos entendibles, aceptables e incluso justos. Y si bien el documental es muy interesante en sus planteos y la belleza de sus imágenes, por momentos queda preso de su “intento de imparcialidad”, lo cual, paradójicamente, juega en contra al momento de permitir al espectador tomar una postura bien informada.

Por un lado, el film decide no traer desde afuera del conflicto ninguno de los testimonios que permitirían dirimir un poco mejor la cuestión. Testimonios de conservacionistas ajenos al proyecto serían muy esclarecedores, lo mismo que algunos estudios sobre cómo y quién fue poblando la Patagonia, situación que se ve demasiado romantizada en el film. Y en ese contexto, al mezclar los testimonios de familias nativas que trabajan y viven de la tierra con el de los agricultores que trabajan las tierras que compraron (o incluso capaz ocuparon) sus padres o abuelos, se generaliza una visión de la naturaleza que un productor agropecuario no siempre tiene presente.

Por otro lado, mientras uno de los “bandos” atraviesa el film contando sobre el proyecto de regeneración de flora y fauna, del otro lado llueven constantemente las acusaciones sobre las formas y los objetivos ocultos de quienes, a los efectos de esta historia, son los conservacionistas. Desde acusaciones sobre aprietes del tipo mafioso, hasta la insinuación de una intencional búsqueda de acaparar las fuentes de agua dulce, pasando por la ridícula posibilidad de la fundación de un nuevo país en ese territorio, los agricultores de la zona dicen unas cuantas cosas sobre quiénes quieren llevar a cabo el proyecto, y estos nunca tienen derecho a réplica en el documental y, mientras tanto, datos muy importantes sobre cómo el ganado de algunos agricultores pastan en tierras ajenas pasan desapercibidos y ni siquiera son tomados como parte de la argumentación.

Puntuación: 3 de 5.

Proyecto Parque Patagonia es un buen documental, plantea una mirada interesante sobre uno de esos conflictos donde las dos partes parecen tener razón y la solución parece imposible, y lo hace con bellos planos y una muy cuidada imagen. Pierde potencia, sin embargo, por la falta de objetividad, que es entendible en cualquier documental, pero que no debería ser tan visible para el espectador, porque termina jugando incluso en contra de la propia perspectiva del autor y sus entrevistados.

Perros del fin del mundo de Juan Dickinson

El documental realiza un retrato sobre la amenaza que sufren los dueños de ovejas a manos de las jaurías de perros salvajes. Una problemática que se inicia en las ciudades cuando los animales son abandonados en los campos y los perros buscan comida adoptando su naturaleza más animal.

Perros del fin del mundo trata de no tomar partido a la hora de presentar ambas realidades: la de los criadores de animales de ovejas y aquellas guarderías y veterinarias que intentan buscar una solución más pacífica a la problemática del perro salvaje.

Los testimonios tienen fundamento y son presentados como un documental clásico, aunque por momentos varias ideas se hacen reiterativas.

El documental intenta presentar la realidad para generar una concientización a la hora de controlar estos animales; no juzga ni tampoco encuentra culpables. También está presente el hecho de qué mostrar y qué no en una temática como la de este documental, habiendo varias escenas de animales lastimados o ensangrentados que podrían no necesariamente ser mostradas y de igual manera mantenerse fiel a la realidad.

Puntuación: 3 de 5.

Perros del fin del mundo de Juan Dickinson es un documental para contar la realidad que está atravesando Tierra del Fuego. Es una obra que intenta concientizar principalmente a los dueños de estas mascotas.