Ángeles de Charlie de Elizabeth Banks

Hubo un ayer en que las series no eran lo que hoy y menos en nuestro país con pocos canales, en blanco y negro  y, en lo que a mí respecta, una dictadura en el poder. Entre las que había, se destacaba una protagonizada por chicas de armas tomar que resolvían casos arriesgados pero a la medida de seres humanos.

Eran un grupo de tres ex policías devenidas en detectives y comandadas por Charlie, que se comunicaba con ellas desde un altavoz en la oficina en que se juntaban para recibir las órdenes y con la ayuda de un asistente. De ahí su nombre: Los ángeles de Charlie. Como tuvo éxito, el grupo sufrió modificaciones a lo largo de sus temporadas debido al retiro de las actrices que las interpretaban, pero no cambió su espíritu hasta que llegó su final.

El cine, siempre necesitado de historias, tomó la idea y en el 2000 apareció la primera versión comandada por Cameron Diaz, Drew Barrymore y Lucy Liu dirigida por McG.  Una mezcla pop videoclipera. En 2003 tuvo una secuela.       

Ahora llega el reboot y más empoderadas que nunca. Ángeles de Charlie tiene a una directora detrás de cámaras y coescribiendo el guion, además de actuar como (uno de los) Bosley, Elizabeth Banks, varias productoras (entre las que vuelve a aparecer Barrymore) y una banda sonora compuesta por nombres femeninos archifamosos (Ariana Grande, Lana del Rey, Miley Cyrus).

Y es en esa coyuntura propia de estos tiempos de #MeToo e igualdad femenina que la película se inscribe, pero sólo para reforzar panfletariamente esos valores. Nadie duda de las buenas intenciones de semejante agrupación de talentos, pero acumular no garantiza nada.

Los mensajes suenan forzados y remanidos. Como si hubiera que asegurar dónde estamos parados sin que eso fluya como parte de lo que se cuenta. Como si la trama se detuviera para emitir los discursos o se echara mano a lo fácil de construir un mundo donde los hombres son estúpidos o malvados. Ni siquiera el humor de Banks aparece más que en contadas ocasiones.

No hay grupo. Son dos ángeles que se reúnen a la fuerza, más una investigadora ciéntífica que ya sabemos cómo terminará desde el minuto uno, aunque no haya nada que sostenga semejante posibilidad. Convertirlas en una especie de heroínas que recorren el mundo, en plan postal turística (como todos los agentes especiales que están en danza en el cine: James Bond, Ethan Hunt, etc.), para recuperar una fuente de energía no convencional que puede volverse arma letal, ni es original ni es un aporte feminista. Cambiar roles masculinos por femeninos es sostener una idea de cambio gatopardista.     

Kristen Stewart es lo más notorio de todo el equipo, aunque tiene que luchar con un personaje que juega a ser el comic relief, pero al que nadie se dedicó a escribirle buenas réplicas, diálogos medianamente interesantes o situaciones graciosas. Las misiones o son largas y aburridas o son inverosímiles. Las escenas de acción no lucen.  Lo cool araña la superficie visual. Un sinfín de decisiones incorrectas dan como resultado, lamentablemente, esta película fallida.  

Puntuación: 2 de 5.

Aburrida, intrascendente a pesar de ser demasiado creída de su aporte a los tiempos que corren, Ángeles de Charlie es innecesaria.

¿Quién mató a los Puppets? de Brian Henson

Dirigida por Brian Henson y escrita por Todd Berger con una historia ideada junto a Dee Austin Robertson, ¿Quién mató a los Puppets? es una comedia policial que se sucede en un mundo donde los puppets y los humanos conviven.

Brian Henson fue director de las películas de los ’90 The Muppet Christmas Carol y Muppet Treasure Island. El hijo del reconocido Jim Henson (Laberinto) acá apuesta a otra historia que combina muñecos y humanos pero con un registro muy diferente, dedicada de manera exclusiva a un público adulto, ya no familiar. Y no a un público adulto porque pretende ser seria y oscura sino porque esto le permite poder jugar con el humor a través de lo políticamente incorrecto.

En este mundo planteado en ¿Quién mató a los Puppets?, los muñecos conviven con los seres humanos pero lejos quedó su época de gloria. Es que al ponerse a la altura de los humanos y dejar de entregarse a una vida dedicada solamente a cantar, bailar y hacerlos divertir, quedaron relegados y marginados. Eso mismo le pasó a Phil, quien a diferencia de la mayor parte de los suyos quiso dedicarse a una vida distinta y ser policía hasta que una situación que salió del peor modo no sólo lo alejó a él de su oficio sino que metió a todos los puppets dentro de una misma bolsa y ahora ninguno puede ni siquiera soñar con ser policía.

Phil es detective privado y trabaja, no obstante, a veces, ayudando a la ley, siempre de manera discreta. Cuando empieza a investigar un caso que le trae una seductora puppet a su oficina, pronto se ve inmerso en una investigación más grande y peligrosa: los protagonistas de una famosa serie de televisión ochentosa -protagonizada por puppets y una actriz de carne y hueso- entre los cuales se encuentran viejos amigos, su propio hermano y hasta un amor inconcluso, comienzan a ser asesinados. Eso lo reúne junto a una vieja compañera (Melissa McCarthy en un papel que ya le vimos interpretar muchas veces pero, hay que decirlo, suele funcionarle), probablemente la última persona con la cual quisiera trabajar.

A nivel guion, la película apuesta a la típica película de dos detectives dispares unidos por un mismo objetivo. La estructura es clásica y sin embargo durante el último tercio no logra resolverse de una manera más dinámica y se termina sintiendo apresurado y hasta algo tirado de los pelos.

Pero ¿Quién mató a los Puppets? no está tan interesada en ser esa comedia policial entre dos personajes que terminarán siendo compinches sino que juega con eso de ser una película con muñecos pero dirigida al público adulto, con un humor irreverente y de incorrección política. Y acá lo que podría haberse convertido en una atractiva propuesta se queda a medio camino. Mientras que las escenas que a nivel comedia mejor funcionan son las que suelen apostar por lo extremo y lo exagerado, el film no logra mantener ese mismo tono y se pierde en escenas de un humor más básico y aburrido.

En el medio irán apareciendo varios personajes, algunos de carne y hueso y otros tantos rellenos de algodón. Entre los del primer grupo se destacan Maya Rudolph y Elizabeth Banks, dos mujeres distintas pero que, cada una a su modo, logran combinar fortaleza y ternura.

Como curiosidad, durante los créditos se podrá presenciar un poco cómo es que se construye la magia, es decir cómo se ruedan las escenas con los muñecos y algunos de los trucos visuales. No de manera académica, claro, sino con humor, así como tantas otras comedias terminan con imágenes de los actores riéndose, tentándose y hasta arruinando tomas.

Estreno Más notas perfectas de Elizabeth Banks

Este jueves las salas le ponen ritmo y música con el estreno de Más notas perfectas, segunda parte de Pitch Perfect o Ritmo Perfecto.

Las Bellas de Barden están de regreso en Más notas perfectas, la continuación del éxito musical del 2013.- Esta vez, entran a un concurso internacional de canto, en el cual ningún equipo americano ha ganado jamás.

En esta ocasión el film esta dirigido por la actriz Elizabeth Banks (Virgen a los 40, Zack y Miri hacen una porno); siendo este su primer largometraje.

1423594985_pitch-perfect-zoom

Más notas perfectas es una comedia musical disfrutable, que abandona el despliegue argumental de su primer parte y a fuerza la producción en la puesta en escena, con coreografías y enganches musicales muy bien dirigidos.

La clave del humor recae en los comentaristas personificados por los actores John Michael Higgins y la misma Elizabeth Banks; quienes brindan comentarios misóginos e incluso auto-críticas sobre Estados Unidos y el campeonato de acapella.

Estrenos Cartelera Argentina 05 de Agosto

Mañana es día de estrenos y la cartelera argentina recibe nueve propuestas diferentes. Los Cuatro Fantásticos tratan de relucir, Más notas perfectas pone ritmo y música en las salas, Al Pacino en Un nuevo despertar, la cinta de terror Exorcismo en el Vaticano, la italiana Mia Madre premiada en Cannes, el documental camboyano La imagen perdida; y los estrenos nacionales La Princesa de Francia de Matías Piñeyro, Aventurera de Leonardo D´Antoni y Mariposa de Marco Berger.

Mariposa de Marco Berger

El aleteo de una mariposa puede cambiarlo todo. Tu familia, tu futuro. Pero nada puede El aleteo de una mariposa divide el universo de Romina y de Germán en dos realidades. En una de ellas, crecen como hermanos que ocultamente se desean y tratan de darle forma a su amor; mientras que en la otra son dos jóvenes que forman una ¿Creés en mundos paralelos? alterar el deseo. amistad extraña en lugar de soltarse a sus sentimientos mutuos.

Los 4 Fantásticos de Josh Trank

Sue, Reed, Ben y Johnny son cuatro astronautas que en una misión en el espacio son expuestos a una radiación cósmica imprevista y como resultado adquieren superpoderes. Sue puede hacerse invisible, Reed adquiere super-elasticidad, Ben se convierte en roca y Johnny puede prenderse en fuego y volar. Así, se convierten en Los Cuatro Fantásticos: La Mujer Inivisible (Sue), Mr. Fantástico (Reed), La Cosa (Ben) y La Antorcha Humana (Johnny).

Más notas perfectas de Elizabeth Banks

Las Barden Bellas se han convertido en el grupo a capella más famoso e importante del campus y se van a presentar al Campeonato mundial de coros. Junto al grupo ya formado, una nueva joven quiere formar parte de las Bellas, ya que su madre perteneció en su día a este grupo.

Aventurera de Leonardo D’Antoni

Bea, una joven actriz colombiana, vive en Buenos Aires con sueños de éxito y de fama. Divide sus días entre ensayos de teatro y castings mientras cuida a una anciana para ganarse la vida. Surge una oportunidad cuando conoce a Lalo, un exitoso productor de televisión, y Bea se da cuenta de que está dispuesta a arrasar con todo para lograr su meta.

Un nuevo despertar de Barry Levinson

Simon Axler (Al Pacino) es un veterano y famoso actor de teatro que sufre un bloqueo. Tras una penosa interpretación de Macbeth, Simon no tiene más remedio que aceptar que sus días de éxito pertenecen al pasado, y se ve sumido en una depresión. En un intento por recuperar la magia, se deja llevar a una aventura con una mujer mucho más joven que él. La comedia es una adaptación de la novela homónima (The Humbling) de Philip Roth.

Exorcismo en el vaticano de Mark Neveldine

EXORCISMO EN EL VATICANO sigue la eterna lucha entre el bien y el mal – Dios versus Satanás. Angela Holmes (OLIVIA TAYLOR DUDLEY) es una chica normal de 27 años hasta que comienza a provocar efectos devastadores en todo aquél que esté cerca de ella, causándole graves heridas e incluso la muerte. Un grupo de sacerdotes la examina y sospecha que está poseída, pero cuando el Vaticano se dispone a exorcizar al demonio descubre que están frente a una antigua fuerza satánica más poderosa de lo que puedan imaginar. Todo dependerá del Padre Lozano (MICHAEL PEÑA) librar una guerra contra algo más que el alma de Angela.

Mia madre de Nanni Moretti

El punto de vista es el de una mujer de unos cuarenta años, Margherita (Margherita Buy), una directora de cine políticamente comprometido, que se está separando de Vittorio, actor, con el que tiene una hija adolescente, Livia. Su hermano (Nani Moretti) decide dejar el trabajo para dedicarse completamente a su madre, gravemente enferma en el hospital. La película es un análisis sobre el papel dramático que una enfermedad tiene en las dinámicas de familia y sobre la crisis que estos cambios comportan.

La princesa de Francia de Matias Piñeiro

Un año después de la muerte de su padre en México, Víctor regresa a Buenos Aires con el objetivo de reconquistar la vida que se vio obligado a abandonar. En su vuelta, Víctor trae consigo un trabajo para su antigua compañía de teatro: realizar una serie latinoamericana de radioteatros grabando un piloto de la última obra que realizaron juntos, Trabajos de amor en vano, de William Shakespeare, en la que él supo interpretar el rol de la princesa de Francia. Cinco actrices, a quienes él conoce demasiado bien, lo esperan para empezar las labores: su novia, Paula, que desde hace doce meses pretende serle fiel; su amante, Ana, que duda de la verdad de su amor; su ex, Natalia, que piensa que sigue siendo la preferida; su amiga, Lorena, que sueña con quererlo un poco de más; y Carla, un vago recuerdo que después de todo puede llegar a ser su próximo amor. Así, el trabajo reúne a estas cinco mujeres, que rodean a Víctor con intenciones de trabajar el destino sentimental de esta particular princesa. Entre el teatro y la radio, el tiempo del trabajo se vuelve el tiempo para la reconquista de amores perdidos.