Alanis de Anahí Berneri

En medio de diversas posturas y un feminismo dividido frente al trabajo sexual, la directora Anahí Berneri presenta su nuevo film Alanis, un relato profundo y urgente que atraviesa tres días en la vida de una prostituta y su pequeño hijo.

Comodoro Py, en medio de una declaratoria, el fiscal le pregunta a la protagonista: ¿Qué haces con tu hijo cuando atendés? Ella le dice: ¿Y vos que hacés? ¿Quién está cuidando a tu hijo mientras trabajás? ¿Vos trajiste a tu hijo acá? Bueno, cuando yo atiendo, tampoco traigo al mío.

El actor judicial no entiende como Alanis siendo prostituta puede al mismo tiempo criar a su hijo de un año y medio. Lo único que puede hacer frente a su relato es inmediatamente victimizarla y estigmatizarla. Su perspectiva, como la de la mayoría de la sociedad, no le permite internalizar el hecho de que ella elige y entiende su profesión como forma de sustentabilidad. Ella no se siente víctima. Es solamente una trabajadora sexual como tantas otras que viven en el país, utiliza su cuerpo como herramienta laboral. Y sí, también es madre soltera.

Alanis (Sofía Gala Castiglione) es una prostituta y madre soltera que alquila un departamento en el barrio de Once junto a su compañera, Gisela. Ambas utilizan el inmueble como privado. Haciéndose pasar por clientes, dos policías clausuran su hogar y se llevan a su amiga acusada de trata. Alanis se queda en la calle con su bebé y busca ayuda en lo de su tía, quien le permite refugiarse en su local de ropa. En medio de esta situación injusta, deberá sobrevivir para ganarse la vida, dentro de una sociedad llena de prejuicios y poca inclusión para las trabajadoras sexuales. El film no debate la prostitución sino que visualiza la mirada de sus protagonistas frente a las adversidades que atraviesan diariamente.

Lo que también es visible es el contraste del cuerpo como medio de trabajo y sustento de crianza. Alanis nunca deja de ser madre. Su profesión no influye en el vínculo con su hijo Dante (Dante Della Paolera), al contrario, lo educa, le da la teta y lo protege. Sin embargo tiene que defender constantemente su rol de madre frente a terceros.

La película reflexiona sobre la maternidad, utiliza la relación de la prostituta con su hijo para desmitificar, en cierta manera, el insulto “hijo de puta” mundialmente utilizado. El vínculo entre Alanis y Dante se da de manera natural, como en cualquier otro, y el hecho de que estén interpretados por madre e hijo en la vida real influye para validar ese mensaje. La interpretación de ambos traspasa la cámara y se vuelve íntima desde su propio lenguaje.

Desde su dirección Berneri refleja una realidad latente para las trabajadoras sexuales y que actualmente pocos quieren debatir y mucho menos visualizar. Los tres días de la vida de la protagonista alcanzan para mostrar la hipocresía en relación a la profesión, el vacío legal que existe, la persecución diaria y la falta de políticas públicas.

Aire Libre de Anahi Berneri

Celeste Cid y Leonardo Sbaraglia protagonizan el nuevo drama de Anahi Berneri, Aire Libre, que pone en el centro a un matrimonio que parece estar a punto de asfixiarse.

Estrenos Aire Libre de Anahi Berneri - Visión del Cine
Estrenos Aire Libre de Anahi Berneri – Visión del Cine

Lucía y Manuel son un matrimonio bastante joven, con un hijo pequeño en común; y una incipiente mudanza de la Capital a una casa en Malvinas Argentinas con, proyectos de un jardín y una pileta. Pero la casa no es la única que necesita reformas. La pareja ya no posee la dulzura ni la complicidad que, queremos creer, alguna vez tuvo.

Como a esta nueva casa hay que reformarla casi en su totalidad, deciden quedarse un tiempo en la casa de la madre de Lucía, interpretada por la cantante Fabiana Cantilo en su debut en el cine. Pero a Manuel no le queda cómodo, no le es cómodo ni físicamente ni anímicamente. Así que, casi sin darse cuenta, Lucía y Manuel comienzan a funcionar casi como una pareja separada, en la que deciden quién va a buscar al niño cada día, o con quién se va a quedar el fin de semana.

En el medio, situaciones insostenibles. Ellos ya casi no pueden hablar sin discutir ni pueden seducirse sin lastimarse, y poco a poco la distancia entre ellos se va a haciendo mayor.

Lo que hace la directora, la misma de Por tu culpa, aquel drama protagonizado por Erica Rivas -que aquí tiene un personaje pequeño pero, si se lo piensa, fundamental, es retratar con una cotidianeidad casi dolorosa este distanciamiento entre Lucía y Manuel. Ella, abocada al trabajo en la casa, a reformar más que nada, aunque en algún momento es seducida por una noche de música y, quizás, algo más. Él, repentinamente cerca de la familia de un obrero que sufrió un accidente en la planta de sus padres, seducido por un incipiente negocio junto a un amigo y buscando un poco de aire en los viajes en moto entre Capital y provincia.

Resumiendo, Aire libre es un drama lineal pero poco constante, por momentos exasperantes, pero con climas construidos adrede de una manera cruda. En algunas escenas incluso rememora al dramón Blue Valentine, pero a diferencia de éste, Aire Llibre no se encarga de reflejar un pasado mejor para contrastarlo con el presente ni de poner un final tan agridulce. Aun así, puede dejar un sabor a poco.

Como dato curioso, los protagonistas incluso se dan el lujo de interpretar una de las canciones de la banda sonora, ni más ni menos que “Provócame” de Chayanne, en una versión bastante más cool, y que deja en claro que Leonardo Sbaraglia… es un gran actor.