Los hijos de Facundina de Daniel Samyn y Daniel Francezon

El film da inicio con una placa explicativa que nos sitúa e introduce a la historia de Facundina, luego vemos una luna llena dibujada que se desplaza en la noche, mientras una voz en off femenina asoma tímida pero contundente “(…) el perro se ha muerto de pena y aquí solita yo… solita…”. Este recorrido del relato sonoro finaliza con una cita impresa en pantalla: “la infancia es el momento en que suceden todas las cosas”. Luego, un canto se acopla a la cascada de agua que suena y corre bajo la referida luna llena, acto seguido se sobreimprime el título del film y amanece el día dándonos paso a la película.

“No sabían olvidarse mis hijos de mí. ¿Qué será ahora la causa?” dice Facundina entre relatos en off sacados de aquel registro pasado. Una mujer nacida “no sabe cuándo”, en el sur de Bolivia, va rearmando sus recuerdos de niñez, su relación con “el finadito” Candelario, padre de sus hijxs, quien la robó a los 14 años y al que ella afirma “tuve que acostumbrarme”, la guerra, el parir en soledad 11 veces, la dura vida en el monte y los viajes constantes de un lado a otro de las fronteras en busca de sustento. Muchas veces sus relatos coinciden con las memorias que sus hijxs van rescatando de aquel olvido, pero a veces no. Cicatrices de vida, varias abiertas, en nombre propio que metaforizan a tantos anónimos que recorren, desde hace más de un siglo, los senderos del Chaco americano mientras rastrean sus destinos.

Este es un honesto y más que humano film documental que, a través del uso de la observación, la pintura animada, el registro fotográfico, el relato en off y la entrevista, nos invita a ser testigxs sutiles de realidades que suelen sentirse algo ajenas a nuestro cotidiano en la ciudad pero que pone en perspectiva, sin lugar a dudas, a la propia infancia del que observa y escucha. Pues recordar la niñez teniendo en cuenta la propia infancia y vida de nuestros mapadres, como lo hacen les hijxs de Facundina, nos llevará a memorias poco amables y hasta dolorosas pero muy necesarias para seguir avanzando. Tal es el caso de “la negra” (hija de Facundina) que confiesa haber tenido un vinculo quebrado por muchos años como madre. Este relato es capturado por la cámara en una escena improvisada, algo fría, más bien tímida, pero sí muy sensible y cargada de valor. En ella se exponen sus por qué de ausencias permitiéndose la reconstrucción del vínculo desde la propia mirada adulta de su hijo.

Puntuación: 3.5 de 5.

Los hijos de Facundina es un documental que registra, sin romantizar, la dura vida de la matriarca Facundina, una mujer de origen chiriguano–guaraní que ha envejecido de golpe, según ella, porque nunca paró de trabajar “solita” para sostener en pie a su familia.

Publicado por

Gretel Suárez

Realizadora Cinematográfica, eso dice mi título.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s