Camping de Luciana Bilotti

Estefi sale de campamento durante el fin de semana con sus padres y una amiga. En el camping se encuentra con Matías, un amigo al que conoce hace tiempo pero por el que empieza a desarrollar “confusos” sentimientos. En medio de este surgimiento de su adolescencia, comienza a ser consciente de la tensión entre sus padres, quienes no parecen ser capaces de compartir un momento en familia sin que haya algún reclamo o pelea.

Las historias iniciáticas siempre tuvieron un papel importante en el cine y es en ese contexto que se inscribe el film Camping, que nos trae un relato sobre la llegada a la adolescencia de Estefanía, quien, además de empezar a notar el cambio en su forma de percibir el mundo, comienza a descubrir la complejidad de las emociones de los seres humanos, particularmente la de sus padres que atraviesan una grave crisis en su pareja.

La película transcurre casi toda en el exterior, pero la puesta de cámara cerrada sobre sus protagonistas la vuelve asfixiante. Nunca se logra rearmar el espacio de forma correcta, lo cual enfatiza la sensación de estar perdida que transita Estefanía. Y mientras ella transita los diferentes cambios que suceden a su alrededor, sus propios padres parecen ajenos a los sentimientos que la rodean, mientras siguen enfrascados en su propio malestar.

Gracias a las actuaciones, principalmente la de Martina Pennacchio en el rol protagónico, este relato iniciático se vuelve particularmente incómodo al plantear la paradoja de que al mismo tiempo en que Estefi va descubriendo esta nueva etapa que comienza, todo alrededor suyo parece estar llegando a su fin: su amistad con Matías, que pasa de la niñez a la adolescencia, puede no sobrevivir, el matrimonio de sus padres (interpretados por Ivana Catanese y Diego Velázquez) parece estar llegando al final y hasta con Sofi, su amiga de la infancia, por momentos, no puede conectar tan bien como cuando eran chicas.

Estefanía no encuentra un lugar de pertenencia y es así como, varias veces, a lo largo de la película, su madre o su padre no tienen mucha idea de dónde está, aunque ella manifieste haberles dicho adonde iba.

Puntuación: 4 de 5.

Camping es un film bello, mayormente por el cariño que despierta su personaje principal y la empatía que logra generar en el espectador la desidia que su entorno tiene para con ella. Excelentes actuaciones y una puesta de cámara opresiva que complementan una historia con la que todos nos podemos relacionar desde algún punto.

Publicado por

Daniel Lighterman

Técnico Director de cine y video, de profesión montajista y docente de medios audiovisuales. Cinéfilo ecléctico si los hay. Desde cine Surcoreano hasta aliens que explotan cosas, veo todo lo que puedo. Marcado a fuego por Café de Flore (Jean-Marc Vallée, 2011), Moulin Rouge (Baz Luhrmann, 2001) y Tiburón (Steven Spielberg, 1975).

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s