The Turning de Floria Sigismondi

Kate es una maestra de niños que es contratada para cumplir las tareas como institutriz en una mansión de aspecto lúgubre y tenebroso, de la cual, aparentemente, huyó la última joven que se encargaba de educar a los chicos. Pero desde que entra en la casa comienza a ser testigo de fenómenos paranormales que, aparentemente, giran alrededor de la personalidad un tanto perversa de Miles, el hermano mayor.

El gran problema que tiene la película es que, ante la falta de un buen argumento o alguna situación escalofriante, la directora decide llenar espacios con sobresaltos y escenas sobrenaturales que, sin lugar a malinterpretaciones, Kate vive desde la primera noche en la casa cuando ve el reflejo de un cadáver en descomposición en una ventana que tiene a menos de 20 centímetros de su cara. Uno de los más grandes problemas que el género encuentra en las tramas de casas embrujadas es ¿cómo hacer que el personaje se quede en lugar de huir? Y en este caso el film fracasa desde el primer instante, no hay ningún tipo de explicación para que Kate no salga corriendo de esa casa, mucho menos para que sostenga su desconocimiento de lo que sucede en el hogar.

The Turning es, básicamente, un rejunte de fragmentos e ideas de otras historias puestas en pantalla anteriormente, pero que en el conjunto de esta ninguno de ellos logra funcionar. La mansión lúgubre sirve sólo a nivel visual pero nada se hace con ella, ni siquiera algún efecto de iluminación que haga que el espectador prefiera que Kate no entre. El ama de llaves es un cliché caminante que se encarga, sin mucha sorpresa para el espectador, de develar la trama y los niños deambulan entre la inocencia y la perversión sin que nunca se explique muy bien el por qué de esos cambios.

Y para ponerle la frutilla a la torta aparece el espectro en cuestión que, por alguna razón, tiene la estética de un fantasma de la saga Harry Potter y que, obviamente, no asusta a nadie. La trama se desenvuelve sin sorpresas ya que a los 20 minutos de película sabíamos qué era lo que pasaba y finalmente llega el final, críptico, sorpresivo y sin ningún tipo de explicación ni interés para el espectador.

Puntuación: 1.5 de 5.

The Turning es un producto mediocre que, por efecto de la cuarentena, no llegará a las salas de cine, pero que con un estreno online pierde contra la casi infinita oferta de películas del género que valen la pena ver.

Publicado por

Daniel Lighterman

Técnico Director de cine y video, de profesión montajista y docente de medios audiovisuales. Cinéfilo ecléctico si los hay. Desde cine Surcoreano hasta aliens que explotan cosas, veo todo lo que puedo. Marcado a fuego por Café de Flore (Jean-Marc Vallée, 2011), Moulin Rouge (Baz Luhrmann, 2001) y Tiburón (Steven Spielberg, 1975).

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s