Frozen 2 de Jennifer Lee y Chris Buck

Anna y Elsa están más unidas que nunca. Por fin pueden compartir el tiempo de hermanas del que fueron privadas durante casi toda su vida. Elsa, por primera vez, se ve libre y cómoda con sus poderes. Anna disfruta de la compañía de quienes ama (Kristoff, el simpático Olaf, y, por supuesto, su hermana). Todo parecía marchar bien, hasta que un sonido por demás extraño comienza a acomplejar a la joven de pelo blanco.

Es así que las jóvenes reinas, junto al muñeco de nieve y a Kristoff, se embarcan en una nueva aventura: emprender un viaje hacia el famoso bosque encantado, lugar al que nadie puede entrar, pero tampoco salir. En esta nueva andanza, las hermanas buscarán, además, comprender quiénes son realmente.

Como en la mayoría de las películas (o producciones en general) de esta megacompañía, uno de los puntos claves es la música. Frozen (2013) contó con Libre soy, el famoso tema que hasta el día de hoy suena en cualquier cumpleaños infantil. En esta nueva entrega no hay una escena musical que destaque sobre el resto y se nos quede pegada en nuestro interior.  De hecho, con el correr de los minutos, las constantes escenas musicales terminan siendo tediosas e injustificadas.

Si bien las películas animadas de Disney están dirigidas a los más chicos, suelen contener mensajes ocultos para los adultos (quienes terminan disfrutando de la película tanto como los niños). En esta ocasión el mensaje principal sigue igual que en la primera entrega: una princesa no requiere de un príncipe que la venga a rescatar y con quien luego pueda vivir “feliz para siempre”. Frozen 2 remarca que el amor es algo que va más allá, un sentimiento, un lazo, que se puede tener con un familiar y/o un amigo

Puntuación: 2.5 de 5.

Pese a ser una película que está meramente dirigida a los más chicos, Frozen 2 tarda mucho en llegar a la acción como para mantener la atención de ellos. Tampoco cuenta con grandes trasfondos que capten el interés del público más grande. Ni siquiera cuenta con un acto musical memorable como sí lo hizo la primera entrega.

Publicado por

Yaki Nozdrin

Periodista y crítica de cine. Aficionada de los videojuegos. Siempre del lado Riquelme de la vida. Podría ver los capítulos de Friends en un bucle infinito y no aburrirme nunca. PD: El Centro de Desarrollo desearía recordarle que el cubo de compañía no puede hablar.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s