Lobos de Rodolfo Durán

En medio de una lluvia torrencial, dos delincuentes asaltan a un hombre en su auto, lo llevan hasta el cajero automático y luego lo dejan tirado en la calle. Esos mismos ladrones llegan, luego, al cumpleaños de su nieta e hija respectivamente, con regalos para su familia. Si bien estamos ante personas que llevan esta doble vida, hay una especie de pacto de silencio que ronda en la familia. Las preguntas que se hacen sobre cómo consiguen tal cosa son mínimas.

Luciano Cáceres interpreta a Marcelo, otro miembro de la familia, pero uno que se quiere escapar de estos aparentes designios familiares. Trabaja como seguridad privada y lleva una vida tranquila, solitaria pero tranquila. Es su padre (interpretado por Daniel Fanego) quien intenta acercarse siempre a él sin mucho éxito.

Ese lugar de hijo que en el negocio no ocupa Marcelo, es para Boris, el marido de su hija (Alberto Ajaka). Ellos dos son una especie de títeres de Molina (César Bordón), quien en realidad tiene el poder, por lo tanto es una persona a la que siempre conviene tener al lado.

Lobos va narrando los vaivenes de esta familia que resulta unida pero que al mismo tiempo está envuelta en un mundo que nunca presenta finales felices, en especial porque nunca parece posible salir de ese círculo. Porque a la larga estamos ante personajes que saben que no quieren permanecer allí dentro pero no logran encontrar una salida. Consiguieron lo que consiguieron así, pero no quieren mantenerse de ese modo de por vida. Su meta es terminar de afianzarse y salir, no obstante el negocio viene con puerta giratoria, como se encarga de remarcar un personaje.

El guion gira siempre en torno a los mismos personajes, algo que sólo puede suceder entendiendo que nos manejamos en un hábitat suburbano y poco poblado, aun así, en algún momento, parece poco verosímil.

No obstante no es en el thriller y en la historia de ladrones donde radica el corazón de la película, sino en el seno familiar. Lo familiar no sólo como sinónimo de lazos sanguíneos, sino de valores compartidos. Así, durante el último tercio, el film se torna un poco más intimista y el final, inevitable, conmovedor.

Puntuación: 3 de 5.

Lobos es un thriller un poco apático que funciona mejor como drama familiar. Aunque su trama de familia de delincuentes que tienen como meta poder salirse de ese círculo resulte interesante, entre los asaltos que no salen de la manera esperada se ven los hilos de un guion que no siempre fluye del modo más convincente. A nivel actoral, cada uno logra hallar las contradicciones de su personaje, destacándose el trío Cáceres, Fanego y Ajaka.

Publicado por

Jesica Johanna Taranto

Sagitariana. Recibida de Guionista de Cine y TV en el CIEVYC. Actualmente hago de crítica de cine. Veo muchas películas, leo varios libros a la vez y escribo un poco. Me gusta David Bowie y los vampiros. También quisiera vivir en una película de Wes Anderson. No salgo de casa sin mis auriculares y me gusta subrayar mis libros con birome. Y compro compulsivamente cuadernos y otros artículos de librería. Colaboro en los sitios Visiondelcine.net, Espectadorweb.com.ar y Cronicasdemoda.com.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s