El informante de Peter Landesman

En El Informante el director Peter Landesman retrata la historia de Mark Felt, mejor conocido como “Garganta Profunda”, la fuente anónima más famosa en la historia del periodismo que ayudó a destapar el escándalo del Watergate que provocó la dimisión del presidente Richard Nixon.

El controversial caso de Watergate ha fascinado durante décadas a periodistas y lectores. Lo más impactante de este escándalo es que provocó la única dimisión de un primer mandatario en la historia de Estados Unidos. La noche del 17 de junio de 1972 cinco intrusos fueron descubiertos dentro de las oficinas del Partido Demócrata en el complejo Watergate. Podría haber sido un intento de robo sin mayores consecuencias. Los detenidos fueron juzgados y el asunto probablemente hubiera quedado ahí de no haber sido por la investigación emprendida por dos jóvenes periodistas del Washington Post y por la colaboración de Mark Felt bajo el alias de “Garganta Profunda”.

Liam Neeson protagoniza la película que, por primera vez en el cine, le pone rostro a tan misteriosa figura. La historia se sumerge meses antes de la elección presidencial de 1972, Mark Felt era un director adjunto en el FBI, encargado de la división de inspecciones, un puesto importante bajo las órdenes del director J. Edgar Hoover. Tras la muerte de éste, Felt, que aspiraba a sucederlo, ve cómo Richard Nixon coloca al frente de la agencia a alguien más cercano a su círculo: el fiscal general adjunto Patrick Gray.

En aquel momento no había conocimiento público de las maniobras, las presiones y los resentimientos existentes entre la Casa Blanca de Nixon y el FBI. El film recrea la investigación de Felt durante el caso Watergate y su necesidad por sacar a la luz, aunque fuera de forma clandestina, parte de la información que figuraba en entrevistas y archivos. Al ser el número dos de la agencia pudo llevar adelante su propio registro, frenar los esfuerzos de Nixon por detener la indagación sobre el tema y seguir las pistas que después le brindó a los periodistas del Washington Post.

Lo interesante de la historia no logra superar el ritmo lento que hay entre cada escena y los diferentes puntos de la trama. Esto hace que se convierta en un flojo thriller político. Lo que tampoco termina de cerrar es el relato paralelo de la vida familiar de Felt que incluye a Diane Lane como su esposa Audrey y a Maika Monroe como su hija prófuga. Esto queda a un lado para darle importancia al conflicto entre el FBI y la Casa Blanca.

La acertada interpretación de Neeson se ve perturbada por la floja dirección por parte de Landesman. Lo que tiene a su favor es el gran diseño de producción que logra recrear muy bien todo el diagrama de Washington en los años setenta. También se destaca el trabajo musical de Daniel Pemberton que ayuda en los momentos de tensión y suspenso.

Publicado por

Lucho Mezher

Director General Luciano Mezher. Crítico y guionista de cine y tv. Esperando el apocalipsis zombie con mi katana afilada. Duermo mejor con un capitulo de los Simpsons de fondo. Puedo ver mas de diez veces Shaun of the Dead, Volver al Futuro, Los Inútiles de Fellini y El Viaje a la luna de Méliès.