3º Festival Internacional de Cine LGBTIQ ASTERISCO: Segunda jornada

Continua la cobertura del 3º Festival Internacional de Cine LGBTIQ ASTERISCO, con una selección de películas en competencia y en otras secciones.

En competencia

Esteros, de Papu Curotto

Matías y Jerónimo eran mejores amigos durante la infancia y en el inicio del traspaso a la adolescencia, en aquel pueblo de Corrientes. Jugaban, reían, se entendían sin hablarse siquiera. Hoy ya son dos adultos y viven alejados, no volvieron a verse. Pero cuando uno llega de Brasil para el carnaval junto a su novia y un trabajo importante esperándolo allá, se reencuentra con el joven que ahora hace maquillaje, fx y algunas cositas más relacionadas a lo que le gusta, el cine.

Curotto relata esta historia de amor, “amores como el nuestro quedan ya muy pocos”, como canta la canción que suena y se resignifica a medida que vuelve a sonar, a través de dos tiempos paralelos: el que los tiene a ellos como pre adolescentes, y el que los encuentra ahora como dos adultos.

Al comienzo del film y de las escenas que los muestran en aquel verano idílico para ellos, todo indicaría que “Esteros” iba a ser un film que respirara mucho del cine de Marco Berger. No obstante, a medida que éste se va sucediendo y las historias comienzan a delinearse, se deja en claro que lo de Curotto no es un histeriqueo constante, una seducción sutil entre ellos, sino que son dos personajes siendo que cada vez se encontraron más cerca entre sí. El despertar sexual los encontró juntos, pero esa adultez semiarmada también.

Sin estereotipos ni lugares comunes, excepto quizás con la letra de la canción de los Charros que suena y vuelve a sonar (incluso sobre los créditos en una versión moderna vocalizada por Leo García), Esteros es una bella y auténtica historia de amor, de ese primer amor que no se olvida y que a la larga nos vuelve a encontrar. Una segunda oportunidad, después está en cada uno saber qué hacer con ella. “Un amor como el nuestro no debe morir jamás”.

Colmena, de Majo Staffolani

Co producida por José Campusano, la película toma de su cine no sólo un par de rostros sino además su hincapié en retratar un mundo, en este caso el de sus protagonistas, del modo más verídico que encuentran. La realizadora Majo Staffolani se encarga ni bien empieza y ni bien finaliza, de recalcar que Colmena es una película comunitaria y que ésta se rodó en sólo cinco días.

En ella, Nachi y Nina se conocen una noche en un bar. Nina lleva una vida tranquila, conforme, viviendo y laburando en un estudio de grabación a la vez que canta por las noches. Nachi es aspirante a actriz pero está cansada de hacer castings y comienza a considerar la idea de escribir su propia obra. Nina es de Misiones pero acá se hizo y tiene a sus amigos. Nachi es solitaria (sabemos que tiene una amiga aunque nunca lleguemos a verla), tiene novio aunque esa relación comienza a agobiarla, y en la casa de sus padres tampoco encuentra el aire fresco que necesita.

Hay una intención de reflejar estados e inquietudes propias de cualquier joven que todavía está buscando un lugar, no sólo físico, pero lo cierto es que no sólo se nota que está hecha a las apresuradas, sino que muchos de los pensamientos (especialmente aquellos que conciernen sobre lo que le sucede a Nachi) los pone tan explícitamente en los diálogos que estos terminan sintiéndose como lugares comunes. Tampoco se percibe una buena construcción de los personajes masculinos, se hace tanto hincapié en sus protagonistas, que desdibuja a los personajes que la rodean. Una película hecha a todo pulmón que no puede evitar quedarse a medio camino.

La piel que habito

Strike a pose de Ester Gould y Reijer Zwaan

strikeapose-berlinale-1200x600-c-default

El cuerpo de bailarines que acompañó a la indiscutible y eterna reina del pop, Madonna, durante su tour “Blond Ambition” es el centro de este documental. En él se refleja no sólo aquella época de gloria, de viajes y trabajo incansable sino que también los encuentra hoy, muchos llevando una vida alejada de aquel glamour, de los focos, para encontrarlos en posiciones más humildes y en situaciones vulnerables.

“Express yourself” (Exprésate) cantaba Madonna al mismo tiempo que muchos de sus bailarines se escondían y callaban su verdadera identidad sexual durante esta época difícil desde el punto de vista social pero también donde el desconocimiento los terminó llevando a muchos a estar enfermos, y alguno ni siquiera poder contar su historia hoy acá en esta película.

Más allá de retratar una época de gloria, Strike a pose es un agridulce y melancólico retrato de lo difícil que puede ser caer, y de lo que el paso del tiempo pueden hacer con la vida de uno. Madonna no es protagonista, casi que ni siquiera un personaje secundario, además de que se negó a dar testimonio para el film y no aparece más que en imágenes de archivo. Acá lo importante son estas personas que quedaron relegadas y olvidadas y vivieron y sobrevivieron como pudieron.

The cult of JT Leroy, de Marjorie Sturm

jt-leroy

La figura de JT Leroy es sin dudas fascinante, todo lo que concierne a ella antes y después de su revelación son interesantes. La realizadora Marjorie Sturm también sintió atracción por este personaje y así comenzó a seguirlo desde que empezó a posarse bajo los focos de atención.

Para quien no sepa, un breve y por lo tanto poco justo resumen: JT Leroy supo convertirse casi de la noche a la mañana en un talentoso y además exitoso escritor. Probablemente lo que más llamaba la atención sobre él eran sus historias que, además de ser duras y tratar temas como el abuso infantil, las drogas y la prostitución, eran verídicas. Él escribía desde sus propias experiencias. De a poco se convirtió en toda una celebridad, entablando relación con muchas otras celebridades. Hasta que una investigación dejó en claro que no era más que una mentira: el verdadero escritor era una mujer, Laura Albert, y quien interpretaba en público a Leroy era su media hermana Savannah Knoop; dos mujeres diferentes conformaban la verdadera identidad de JT Leroy.

En casi una hora y media, Sturm relata la historia de Leroy desde que aparece en escena hasta el hoy de cada uno de esos personajes que ayudaron a darle vida. Lo hace a través de testimonios de gente que tuvo en su momento relación con el propio Leroy (víctimas que cayeron en sus redes) y hasta con parte de la familia de Albert, excepto con ellas, quienes no se prestaron.

El retrato de una mente sociópata pero también magistral, capaz de crear un personaje y todo un mundo alrededor, la historia de alguien que quería llegar a la fama a toda costa. De hecho, una de las cosas más sorprendentes y fascinantes es que esto sucedió mucho antes de la existencia de las redes sociales en el día a día, de la viralización a la que no cuesta demasiado acceder (parecería ser que sólo hace falta una buena idea).

Un documental hecho y derecho con un tópico que lo hace mucho más jugoso y una banda sonora que termina de oscurecer su tono.

Almost Adults

aabenchbig

Las protagonistas de la serie web Carmilla, Elise Bauman y Natasha Negovanlis, hacen su debut cinematográfico en esta ópera prima dirigida por Sarah Rotella. Una película canadiense sobre la amistad y el crecimiento.

Mackenzie y Cassie son amigas de toda la vida y hoy viven juntas y enfrentan los primeros pormenores de la adultez. Cassie se acaba de separar de su novio con el cual se supondría que se casaría y tendría un futuro prometedor. Mackenzie nunca planeó demasiado su vida pero se dio cuenta de que es momento de salir del clóset y de a poco lo va haciendo frente a su familia y amigos, intentando dejar el terreno lo más preparado posible para hacerlo junto a su mejor e incondicional amiga.

Pero las dos están en crisis, especialmente con ellas mismas, y eso hace que no puedan ver demasiado a la otra. Cuando Cassie descubre casualmente que su amiga es lesbiana y que todos parecen saberlo menos ella, primero se enoja por sentirse relegada a un último lugar, y luego de a poco va sintiéndose cada vez más alejada.

Con un tono televisivo y casi adolescente, Almost Adults es una comedia con muy buen timing para el humor pero también una buena construcción de sus protagonistas y la interesantísima galería de personajes secundarios que las rodean.

Publicado por

Jesica Johanna Taranto

Sagitariana. Recibida de Guionista de Cine y TV en el CIEVYC. Actualmente hago de crítica de cine. Veo muchas películas, leo varios libros a la vez y escribo un poco. Me gusta David Bowie y los vampiros. También quisiera vivir en una película de Wes Anderson. No salgo de casa sin mis auriculares y me gusta subrayar mis libros con birome. Y compro compulsivamente cuadernos y otros artículos de librería. Colaboro en los sitios Visiondelcine.net, Espectadorweb.com.ar y Cronicasdemoda.com.