Estreno Alicia a través del espejo de James Bobin

Se estrena Alicia a través del espejo, la secuela de la película de Disney dirigida por Tim Burton, esta vez bajo el lente de James Bobin.

La idea de una Alicia en el País de las Maravillas dirigida por Tim Burton entusiasmó a muchos. No obstante, el resultado final terminó decepcionando bastante. Pero supongo que con los números de taquilla y la falta de ideas por la que Hollywood viene pasando no era de sorprender que apareciera su secuela.

Escrita por la guionista habitual de Disney, Linda Woolverton, la dirección de Alicia a través del espejo pasa a manos de James Bobin, el mismo de The Muppets.

Bobin se introduce en este universo ya construido e intenta entretener con otra historia de Alicia, aquí más adulta y sobre todo más valiente, en esta clara idea de poner al frente a un personaje femenino fuerte. Más allá del título, estamos ante una versión aún más libre que la anterior de Lewis Carrol.

Alicia, Mia Wasikowska nuevamente en su piel, no se casó pero se convirtió en capitana. Así, viaja por el mundo mientras su madre la espera en casa. Pero al regresar de su último viaje, se encuentra con que las deudas se han apoderado de su familia y probablemente deba vender el barco para poder salir de ellas.

Cuando este mundo no podría ponerse más en su contra, recibe un llamado con la voz de Alan Rickman como la mariposa en la que la oruga se transformó, y se introduce otra vez al mágico mundo de Wonderland. Allí la esperan sus verdaderos amigos, y uno muy especial, el Sombrerero. Interpretado por un Johnny Depp más caricaturizado que nunca (si es que acaso es posible), éste se encuentra atormentado por la idea, inútil para muchos, de que su familia esté viva sin saber dónde.

“Para lograr algo imposible, sólo hay que creer que es posible”, se convence Alicia desde un principio.En esta segunda entrega, su personaje no sólo se lo percibe más maduro sino que tiene más chispa que en la anterior.

Completan la historia más personajes repetidos como la Reina Roja (Helena Bonham Carter, que al igual que en la primera, logra destacarse por sobre el resto) y la Reina Blanca (AnneHathaway, nuevamente en un tono falto de expresividad y color justamente), a quienes ambas se les otorga más dimensión al contar parte de su vida pasada. La novedad principal está en la nueva incursión: Sacha Baron Cohen. Aquí esta especie de villano interpreta al Tiempo mismo. Aún bajo esas pelucas, bigotes y atuendo estrafalario, hay un Sacha que aprovecha cada minuto en pantalla y se mueve entre las escenas más divertidas y alguna más emotiva.

A nivel artístico, Alicia a través del espejo aprovecha mucho de lo que ya había construido Tim Burton pero además logra entregar algo bien propio que tiene que ver con lo que sería ese castillo donde vive el Tiempo. A nivel visual y dirección de arte es aquí probablemente donde se ve el mejor resultado, incluso aprovechando el ya no novedoso 3D.

A nivel guión, éste recae en lugares comunes y moralejas simples (“No puedes cambiar el pasado, pero sí aprender de él”), pero aun así logra ser más entretenido. Al fin y al cabo se nota al público al que está dirigido. La película respira Disney, con sus mensajes sobre la amistad, el amor y el coraje. No obstante, los viajes en el tiempo y la lucha contra él le agregan cierta complejidad que la aleja del público más infantil, quedando un poco difuso hacia quién está dirigida.

Publicado por

Jesica Johanna Taranto

Sagitariana. Recibida de Guionista de Cine y TV en el CIEVYC. Actualmente hago de crítica de cine. Veo muchas películas, leo varios libros a la vez y escribo un poco. Me gusta David Bowie y los vampiros. También quisiera vivir en una película de Wes Anderson. No salgo de casa sin mis auriculares y me gusta subrayar mis libros con birome. Y compro compulsivamente cuadernos y otros artículos de librería. Colaboro en los sitios Visiondelcine.net, Espectadorweb.com.ar y Cronicasdemoda.com.